Ejercicios telegrafía, código morse, copia a oído, mentalmente, de cabeza


Morse Code Head Copy

Este ejercicio está orientado para adiestrarnos decodificando mentalmente, de cabeza, mediante la escucha de trozos de código consistentes en textos aleatorios con longitud seleccionable, a partir de dos caracteres. Los textos pueden incluir palabras en lenguaje claro en español e inglés, a veces recortadas para añadir dificultad, abreviaturas, señales de procedimiento, números e indicativos (callsigns). El propósito es conseguir confianza y destreza decodificando directamente a oído sin apuntar ni teclear nada sino "acumulando" los caracteres que vayamos escuchando en la memoria hasta formar palabras. Con la práctica, el tiempo y la experiencia este método de "pizarra mental" que es necesario en los inicios, se vuelve obvio e inconsciente y llegaríamos a identificar no solo caracteres sino sílabas y palabras enteras al instante o casi de inmediato.

A partir de determinada velocidad, ya no hay tiempo material para escribir o teclear lo que copiamos y no hay otra opción más que aprender a copiar (recibir, transcribir, decodificar) mentalmente, incluso sin llegar a pensar en letras, sino en palabras enteras. Sin duda se trata de un ejercicio en el que se presupone una cierta práctica previamente adquirida mediante los ejercicios clásicos de repetición. Si lo practicamos aunque solo sea empezando con palabras de dos o tres caracteres no solo mejoraremos la traducción directa del sonido morse en nuestra mente a medida que escuchamos, sino que además lograremos una mayor capacidad de retención de texto. A medida que practicamos, ni siquiera se hará necesario estar pensando en letras o palabras sino directamente en conceptos, al menos cuando se trate de lenguaje entendible, como en cualquier otro idioma.

Máx núm caracteres: Desliza el cursor para elegir el número máximo de caracteres recibidos en el siguiente texto (una o varias palabras). Ñ: incluir o no letras eñes en los textos (si se desactiva se reemplazarán por enes). GENERAR: escuchar nuevas palabras o textos. parar Parar sonido. VER mostrar/ocultar mostrar los textos generados (ocultos por defecto). repetir automáticamente Marcando esta casilla el texto se repetirá seis veces automáticamente. añadir ruido Añadir / quitar ruido. Manipulación / Velocidad / Tono aleatorios: marcando esta casilla los parámetros cambian aleatoriamente entre textos. Reproducción contínua: marcando esta casilla los textos se reproducirán secuencialmente uno tras otro de manera indefinida hasta que se vuelva a desmarcar. Para quienes cuenten con más práctica resulta muy efectivo escuchar código en segundo plano y decodificarlo mentalmente mientras se hace cualquier otra cosa. ANOTA Y COMPRUEBA: introducción opcional de texto con comprobación automática
Volumen:
50 %
Velocidad:
20 ppm
Tono CW:
700 Hz
1 2 3
Manipulación:
TEST
Máximo: 4 caracteres

parar
Anota y comprueba abajo (opcional)

Instrucciones: El ejercicio generará textos aleatorios de la longitud máxima de caracteres que hayas seleccionado en la barra deslizadora (cuatro por omisión) y que incluyen palabras de todo tipo, frecuentes en QSOs en inglés y español, abreviaturas, algunas señales del código Q, señales de procedimiento que no coincidan con caracteres del alfabeto, números, algunos signos, etc. Elige antes tono, velocidad, tipo de manipulación, pulsa "GENERAR", ESCUCHA el texto emitido, decodifica tratando de formar las palabras mentalmente. Si no lo has captado a la primera escucha las repeticiones espaciadas y finalmente autoevalúate pulsando acierto o fallo y generando así otro nuevo texto, repitiéndose el proceso.

Opcionalmente puedes usar el teclado introduciendo lo que hayas escuchado para una comprobación automática aunque ya no sería una auténtica copia directa porque teclear, apuntar o anotar evita que tengamos que memorizar los caracteres previos a medida que recibamos los nuevos y formar mentalmente las palabras. En este modo, tras cada acierto se generará igualmente un nuevo texto de forma automática.

Morse subconsciente

Otra posibilidad es la de usar el ejercicio, con los parámetros elegidos, marcando la casilla Reproducción contínua, en la que generan sucesiones de palabras o grupos de palabras, una tras otra, espaciadas y de forma indefinida. Para cuando tengamos ya alguna experiencia y soltura en retener mentalmente, esta forma de practicar resulta muy efectiva escuchando largas series de palabras e intentando decodificarlas sobre la marcha en segundo plano, mientras realizamos otras tareas como por ejemplo pasear, ir en el transporte o incluso durmiendo (a bajo volumen). De hecho, aunque nunca se ha demostrado su eficacia para todas las personas, se ha usado y se sigue usando el método de escuchar mientras se duerme a fin de que subconscientemente se incremente la capacidad de traducción, no solo para el morse sino también para aprender idiomas, etc.

El problema con la copia a oído o la decodificación directa de palabras y textos enteros, sin apuntar nada (escribir, teclear, etc.) es la retención mental. Incluso para escribir o teclear copiando código a velocidades altas es necesario algo de retención, acumulando caracteres mentalmente antes de escribirlos. Muchos hablan de que es un error aprender morse anotando lo que se escucha porque luego ni se avanza ni se gana velocidad pero en realidad esto es una exageración ya que se trata de dos tareas completamente diferentes.

Cuando hablamos de "copia a oído", "copia mental, de cabeza, sin anotar", etc., al escuchar morse, estamos hablando de un proceso similar al de conversar normalmente con alguien. No apuntamos lo que nos va diciendo nuestro interlocutor (a no ser que queramos anotar algo concreto), simplemente escuchamos y entendemos lo que nos dice, porque hablamos en el mismo idioma y todo el proceso es totalmente subconsciente.

Cuando pasamos de escuchar morse y anotarlo a comprenderlo directamente tenemos que pasar previamente por un entrenamiento que esté probado y que funcione (por ejemplo el de la "pizarra mental") hasta que con la práctica se haga automático, inconsciente, y con el que empecemos a entender sílabas, luego palabras, frases y por último párrafos enteros.

Lo esencial es centrarse exclusivamente en el sonido dejando todo lo demás en segundo plano y, sobre la marcha, decodificar y tratar de "almacenar" ordenadamente los caracteres, tal y como llegan, en nuestra mente a modo de "pizarra" hasta formar las palabras y los textos. En este punto la dificultad que encontraremos al principio es que aunque reconozcamos bien los caracteres escuchados, una vez guardados secuencialmente en nuestra memoria para formar los textos, rápidamente se pierden, se olvidan mientras seguimos recibiendo el resto y no seremos capaces de entender lo habíamos recibido. Lógicamente al principio es de sentido común empezar con textos de un máximo de 2 a 4 caracteres, pero para progresar es importante subir y acostumbrar nuestra mente al esfuerzo.

No hay soluciones mágicas ni trucos, solo con la práctica contínua del ejercicio, de la escucha, de la constancia y del esfuerzo, la retención de caracteres en nuestra mente irá aumentando progresivamente, perderemos cada vez menos y el proceso se hará más automático y subconsciente hasta que llegará un momento en que aparecerán incluso palabras y conceptos casi instantáneamente en nuestra mente mediante el reconocimiento no ya de caracteres sino de sílabas y palabras enteras y sin ni siquiera pensar visualmente en letras, números o signos.


Consejos para el entrenamiento en el morse


Oscilador oscilador - decodificador CW decodificador para prácticas

opciones
subir bajar

Copiar URL
Privacidad - Contacto
subir